Hermanas

Hoy quiero hablar de hermanas, y no me refiero sólo a las hermanas de sangre (y eso que la mía es la mejor hermana biológica que jamás podría haberme dado la vida, ya que es una compañera de viaje excepcional y sin ella una parte de mí simplemente no existiría).

Esta noche quiero rendir homenaje a todas aquellas mujeres que he ido encontrando a lo largo del camino y que gracias a su cariño y amistad se han convertido en grandes amigas. Son personas excepcionales que, aunque no tengan mi misma sangre, son también mis hermanas, mi familia, porque compartimos una misma forma de sentir, de soñar y de luchar por aquello en lo que creemos.

Hermanas que me inspiran, a las que admiro y con las que me unen lazos irrompibles incluso aunque a veces nos enfademos. Hermanas con las que he reído y he llorado; con las que he cometido locuras y también momentos de cordura.

No siempre eres la mejor hermana; a veces te dejas cegar por el egoísmo y la rabia y te separas durante un tiempo de alguna de ellas, pero el tiempo lo pone todo en su lugar y consigues pedir perdón y recuperar esa parte de ti; una parte esencial que estaba incompleta sin esa amiga que ha vivido contigo todos los altibajos de esta montaña rusa que es la vida.

Una de ellas me dio la vida, a la otra la vi nacer. A algunas las conocí en mi niñez, a otras en mi adolescencia. Y cuando menos te lo esperas, cuando crees que ya has llegado a una edad en la que tu círculo vital ya está definido, te mudas a un nuevo edificio y en la puerta de enfrente conoces a una compañera muy especial que termina siendo un miembro más de tu familia.

Y luego hay otro tipo de hermanas: ésas que leen mis libros y mis posts y comparten conmigo sus sentimientos. Aunque no os conozca personalmente a la mayoría de vosotras, sois también una parte muy importante de mi día a día, ya que me hacéis sentir conectada con el mundo gracias a vuestros comentarios y e-mails. Saber que mis historias os emocionan, que os hacen disfrutar y también vibrar, convierten la solitaria experiencia de escribir en una actividad que finalmente me conecta con miles de almas que saben comprender lo que trato de transmitir.

Los hombres pueden ser buenos amigos, padres, amantes o compañeros. Ellos nos enamoran, nos hacen suspirar, llorar, soñar despiertas e incluso a veces nos desvelan. Pero una hermana, ya sea de sangre o de alma, es insustituible. Hay cosas que sólo nosotras podemos comprender, muchas veces sin necesidad de palabras; basta con una mirada cómplice para intuir lo que estamos sintiendo.

¡Gracias a todas por estar ahí!

Esta noche este post es para vosotras 😉

Anuncios

4 comentarios en “Hermanas

  1. Querida Lena, una vez más haces que mi corazón se acelere al leerte por las emociones que transmiten tus palabras.
    La puerta de enfrente? Sabes que? Yo tengo una igual y soy muy afortunada porque tengo otra al costado y una tercera puerta enfrente de la del costado. Tres puertas que como dices las encontré con una edad en la que ya creía que no era posible encontrar almas tan compatibles con la mía. Yo también he podido aprender que no hay edad para nada que ” la vida de repente vuelve y te sorprende”
    Tres puertas a las que quiero, tres puertas a las que sobre todo respeto, tres puertas que extraño, tres puertas que me animan, tres puertas que me escuchan, tres puertas que siempre se abren aún sin llamar, tres puertas que han hecho que mi viaje tenga un nuevo sentido y que mi regreso a casa cobre un significado diferente!!
    Dos hermanas y un hombre al que quiero mucho y que junto con mis otras hermanas de hace tantos años, me siento protegida, arropada y querida. Simplemente me siento feliz y afortunada!!
    Gracias Lena por este rinconcito donde me haces sentir bien.
    Sabes que te quiero y te admiro y hoy todos los que te leemos podemos ver como tu talento empieza a recibir lo que merece.
    Enhorabuena por tu excelente posición en Amazon con tu primera novela “La canción número siete” … No pares, ahora ya formas parte de muchas personas que como yo te necesitan.
    Mil besos!!

    • Isabel,
      ¡Mil gracias por dejar un comentario tan bonito y elocuente!Me alegro mucho de que esas puertas se hayan abierto para ti. Y me reconforta saber que mi blog es un rinconcito que te hace sentir bien y te da la libertad de expresarte con el corazón.
      Yo también te quiero 😉
      Lena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s