Complejo de cacerola

En serio, tengo complejo de cacerola. ¡Llevo días hirviendo a todo gas! Y la rabia no se me pasa, sino que cada vez va a más.

No paro de pensar en Javier.
Han asesinado a su perro y Teresa, su mujer, está en estado muy crítico.

No paro de pensar en Teresa, quien volverá a una casa donde su mejor amigo no estará para recibirle moviendo la cola de alegría.

No paro de pensar en Excálibur y el miedo que tuvo que sentir cuando, solo y sin el cariño de sus dueños, un grupo de desconocidos entraron a la fuerza en su casa para sacrificarlo.

Tengo el corazón en un puño. Estoy tan triste e indignada que me cuesta concentrarme en escribir. Estoy inmersa en crear una nueva novela, pero llevo tres días que no doy pie con bola. Se me va el santo al cielo cada dos por tres. Y se me saltan las lágrimas a la mínima. Estoy hipersensible y llena de rabia e indignación.

El sacrificio de este animal es injusto, innecesario y precipitado. Es Estados Unidos han tenido un caso similar y no han sido tan crueles. El perro ha sido puesto en cuarentena y cuando se ha demostrado que no era un peligro para nadie se ha reunido de nuevo con sus dueña una vez que ésta se ha recuperado. Así se hacen las cosas.

Espero que una vez pase el dolor, Javier y Teresa puedan adoptar a un perro que necesite una familia y él, con su cariño peludo, ayude a esta pareja a superar la injusta muerte del que fue uno más de su familia.

Y por una vez me voy a permitir el lujo de ser radical.

Normalmente soy de tonos cálidos e intermedios, e intento acercar posturas y limar asperezas. Pero esta vez me voy al extremo; me voy al blanco, a la esperanza y a la pureza. Si eres de aquellos que piensan que no es para tanto, que Excálibur era “sólo un perro”,  que no entiendes el amor incondicional que estos animales nos dan  y el vínculo tan fuerte que crean con nosotros, si quieres quédate en el negro.
En esta ocasión, no daré ni un paso por acercarme hasta ti.

Anuncios

3 comentarios en “Complejo de cacerola

  1. Llevo días pensando las mismas cosas que tú, sobre todo y, aunque deseo que no, pienso en Javier volviendo solo a esa casa, y se me cae el mundo encima. Luego pienso en Tuno, y en si a mi me pasará lo mismo, o simplemente en que pasará cuando él sea viejecito y ya no esté conmigo, y se me vuelve a caer el mundo encima. Es todo tan injusto.
    Y me indigna, me indigna que hayan actuado así cuando había mil razones para no hacerlo. Me indigna que no le dieran una oportunidad a Excalibur de demostrar que estaba sano y no merecía ese final. Me indigna que haya gente, por muy profesionales que sean, que sean capaces de algo así, solo por el hecho de que se lo manden. Está claro que yo hay trabajos que jamás podría realizar.
    Y aún me indigna más toda esa gente que se lleva las manos a la cabeza, que critican y juzgan a aquellos que hicimos lo posible, lo que estaba en nuestra mano, por salvar a Excalibur, un simple perro para muchos, uno más de la familia para nosotros. Y sobre todo para sus dueños, a los que menos se ha tenido en cuenta.
    No es justo, y está claro que alguien que no siente ni un mínimo de sensibilidad con los animales, no puede sentirla con nada más. La diferencia es que yo la sentí por él, la sentí por sus dueños, y la siento por cada alma que muere en este mundo, ya sea animal o persona. Porque una cosa no quita la otra, porque la preocupación por un ser vivo, no impide que sienta compasión por el resto. Y eso es lo que la gente parece que no entiende. Gente que critica, que insulta, que rechaza, pero que no ha hecho nada, ni por todos esos que mueren en África, ni por un perro que teníamos a nuestro lado. Esa es la diferencia, yo al menos hice algo por uno de ellos.
    Que tristeza, que indignación, que agonía…

  2. Estmaidisma Lena, me uno a tu indignacion y me sumo a tu opinion de lo mal que han hecho sacrificando a Excalibur asi, sim pruebas de contagio y sin corazon, es porque no lo tienen, ni inteligencia, ni corazon, ni nada que les haga acercarse ni por asomo a la bondad y generosidad de afecto que si tienen los animales. La palabra animal ha dejado de ser la que define a nuestras queridas mascotas. Los animales” ahora son los que desde sus despachos “despachan” sin corazon a seres tan magnificos como nuestro querido Excalibur. Ojala Teresa supere este trance y esto no se vuelva a repetir nunca. Animo y adelante. Bs. Jose luis.

    • Me uno de corazón a todos vosotros. Injusto, cruel, indignante y lo peor es “inválido” porque la realidad es que no sirve para nada, una muerte más, un sacrificio más, para que ? Para nada, no han solucionado nada y Excalibur ya no va a volver!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s